SEPA UD.

EL MIEDO A VOLAR NO ES UNA ENFERMEDAD EN SÍ MISMA. ES UN SÍNTOMA TRATABLE.

ESTADÍSTICAS INTERNACIONALES HABLAN DE UN 49 % DE PERSONAS ADULTAS QUE PADECEN DEL MIEDO A VOLAR, CLASIFICADAS SEGÚN EL NIVEL DE ANSIEDAD, DE LA SIGUIENTE MANERA:

LEVE (25%): INVOLUCRA A TODOS AQUELLOS QUE VUELAN CON UNA DISCRETA SENSACIÓN DE DESCONFIANZA E INSEGURIDAD. SON LOS PROPENSOS A AUTOMEDICARSE CON SEDANTES Y/O BEBER ALCOHOL PARA SOBRELLEVAR MEJOR EL VUELO.

MODERADO A GRAVE (14%): ESTAS PERSONAS TRATAN DE EVITAR EL VIAJAR EN AVIÓN Y PREFIEREN SOMETERSE A 24 Hs. DE ÓMNIBUS, QUE A 01.35 Hs. DE VUELO. UNICAMENTE UTILIZARÁN EL AVIÓN CUANDO NO LES QUEDE OTRA ALTERNATIVA DE MEDIO DE TRANSPORTE.

MUY GRAVE, TAMBIÉN LLAMADOS AEROFÓBICOS (10%): SON LOS QUE NUNCA SE HAN SUBIDO A UN AVIÓN, Y JURAN QUE JAMÁS LO HARÁN.

Es fundamental aclarar que todos los casos son atendibles y tratables utilizando los procedimientos y técnicas terapéuticas adecuadas para cada uno en particular.

Lo importante, son las entrevistas preliminares con el terapeuta a los efectos de evaluar cada caso y establecer la ayuda adecuada: a) psicoterapia individual o grupal, b) cursos de esclarecimiento sintomático, c) charlas de contención, enfocadas puntualmente a resolver transitoriamente el problema, para poder volar a la brevedad.


Dr. Víctor F. Bertoli
Médico Psiquíatra
Piloto Privado de Avión